Si sudo más, ¿quemo más grasa?

ShareEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Desde mi infancia he venido escuchando que sudar es sinónimo de adelgazar: dinero gastado en fajas abdominales u horas de sauna invertidos en la ilusión de que esto ayude con la pérdida de grasa. Más recientemente viví una experiencia relacionada con el tema que me hizo detenerme a reflexionar: aún existe desinformación respecto a qué es quemar grasa, qué es la sudoración y cuál es la diferencia entre ambos.

sudoración

Voy a empezar por definir, aunque creo que ya lo he hecho en algún post anterior, de qué forma se puede perder peso a expensas de grasa:

1- Se reduce la cantidad de calorías que se consume al día.

2- Se gastan mas calorías al día: aumentando duración, frecuencia o intensidad de la actividad física (ejercicio).

3- Se practica una liposucción: para quienes prefieren soluciones rápidas y sin esfuerzo aunque definitivamente no apoyo esta alternativa.

Como podéis ver, en esta lista breve y concisa no existe ‘Sudoración’ como método de adelgazamiento. Para quienes, sin embargo, creéis que ‘si sudáis más, quemáis más’, es hora de olvidarnos de ello. Primero paso a explicar qué es la sudoración:

La sudoración es la liberación de líquido a través de la piel con la finalidad de reducir la temperatura del cuerpo. El líquido que sale sobre la piel se evapora y provoca que se enfríe.

Entonces, sudamos cuando el cuerpo está muy caliente, situación que puede ocurrir por diferentes motivos:

– Cuando la temperatura ambiental es muy alta

– Durante la práctica de ejercicio

– Cuando tenemos fiebre

– En respuesta a cambios hormonales por situaciones de estrés, nerviosisimo o durante la menopausia.

Nos detenemos en este punto para reflexionar: ¿cuando hace calor en el ambiente estamos quemando grasa? ¿O cuando tenemos fiebre quizás? La respuesta es no. En todas estas situaciones estamos perdiendo líquido y si este líquido que se pierde no se repone, lógicamente perdemos peso; dicho más sencillo: nos deshidratamos.

¿Es la deshidratación una forma eficiente de perder peso?

La única forma de perder peso de forma sostenida es que la pérdida sea a expensas de grasas. Un estado de deshidratación es perjudicial para el cuerpo puesto que el agua es necesaria para cumplir funciones fisiológicas básicas como transportar nutrientes, eliminar las sustancias de desecho, etc. Por tanto, la deshidratación no sólo no es eficiente, sino que altera el funcionamiento normal de nuestro cuerpo.

¿Que sucede cuando utilizo una faja?

La faja es un material sintético que impide la regulación de la temperatura en la zona que cubre provocando un aumento de la temperatura y por ende un aumento de la sudoración que, sin embargo, no puede cumplir su función. La deshidratación que ocurre en esta zona, provoca una reducción temporal del volumen que se recuperará una vez que se reponga el líquido perdido.

¿Qué pasa cuando entro a un sauna?

El efecto del sauna es el mismo que el de la faja pero a nivel generalizado. Aumentamos la temperatura ambiental y el cuerpo, para poder regular su temperatura, suda y pierde líquidos, provocando una pérdida de peso temporal.

Espero haber podido aclarar dudas y despejar incógnitas sin haberte confundido más. Si conoces a alguien que aún utilice fajas o entre a un sauna para perder peso, intenta (aunque os prometo que no es fácil) ayudarle y orientarle a que invierta su dinero y su tiempo en practicar ejercicio o planificar un buen plan de alimentación, os lo agradecerán.

@audrisnutrition

 

 

 

ShareEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *