¿Estar embarazada y comer por dos?

ShareEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si estás, has estado embarazada o  has vivido algún embarazo cercano a ti, estarás más que familiarizado con aquello de que las embarazadas comen por dos (por ellas y por el futuro bebé, por si quedan dudas) porque si una embarazada no se puede comer cuánto quiera de lo que quiera, le va a salir el bebé “con la boca abierta” :-O. Pero comer por dos no quiere decir que se deba comer el doble.

Embarazada come por dos

Y yo os pregunto: si tuvieráis a un bebé, ¿le alimentariais con la misma cantidad de comida con la que te alimentas tú? Lo cierto es que las necesidades que tiene una embarazada, no son ni de cerca las suyas por duplicado, aunque si requiere de algunos ‘extras’ para que el embarazo evolucione normalmente sin afectar su salud.

La cantidad de calorías y nutrientes que debe consumir una embarazada tienen variaciones de acuerdo al trimestre en el que se encuentra. Una dieta que no se adecúe a las necesidades específicas de la mujer embarazada no solo afecta al feto, sino también a la madre quien puede sufrir de descalcificación de los huesos y dientes, calambres y anemia.

-> ¿Y qué necesita una embarazada?

  • Calorías: el continuo crecimiento del feto y de la placenta, además del esfuerzo que debe realizar la embarazada para moverse con ese ‘peso extra’ aumenta las necesidades de energía que se suministra en forma de calorías, sobre todo en el tercer trimestre del embarazo. Sin embargo, el requerimiento de energía durante el embarazo no se duplica, sólo aumenta una media de 286 kilocalorías/día.
  • Proteínas: se incrementan aproximadamente en un 12% y son necesarias para el crecimiento del útero, la placenta, de las mamas y, por supuesto, del feto. Pueden obtenerse de alimentos de origen animal y/o vegetal.
  • Hierro: sus requerimientos aumentan considerablemente durante el embarazo y normalmente no logran cubrirse sólo a través de la alimentación, razón por la cual se recurre a los suplementos de este mineral.
  • Calcio: además de la producción de leche, la gestación involucra formación de huesos, contracción muscular, etc. No cubrir sus requerimientos afecta directamente a la madre, provocando daño en los huesos.
  • Vitaminas: aumentan las necesidades de Vitamina D y Ácido Fólico casi en un 100%.

Recuerda, si estás embarazada, sólo comer más pero sin cuidar los nutrientes solo te va a provocar un exceso de peso que no es sano para ti. Cuida de ti y de tu bebe, alimentándote de forma consciente; si tienes dudas o empiezas tu embarazo con sobrepeso o bajo peso, asesórate con un profesional en la nutrición y evita posibles consecuencias en la salud.

@audrisnutrition

ShareEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *