¿Cómo bajar mi colesterol? Principios básicos

ShareEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si te han dicho alguna vez que tienes el colesterol alto, seguramente lo primero que has hecho es salir corriendo al médico para que te mande alguna pastilla que lo controle. Sin embargo, lo cierto es que en gran parte de los casos, el colesterol sanguíneo puede controlarse sin medicación, simplemente haciendo ciertos cambios en el estilo de vida. Consultar con un nutricionista, va, en muchos casos, a ahorrarte no solo la molestia de tomar una pastilla diariamente, sino también dinero y los posibles efectos secundarios de los medicamentos.

Statinas vs food

Para abordar el tema, empezare por definir lo que es el colesterol. Esta sustancia pertenece al grupo de las grasas y es, químicamente hablando, un derivado alcohólico. Sus valores en sangre van a depender de dos factores:

1) Consumo exógeno: a través de la alimentación;

2) Producción interna: en el hígado y la mucosa intestinal.

El colesterol existe de forma natural en el cuerpo formando parte de la estructura de las células, de las sales biliares, hormonas y vitamina D. Por lo tanto, aunque con frecuencia sólo asociemos el colesterol con efectos negativos, esta sustancia debe estar presente para que funcione adecuadamente nuestro organismo.

Valores altos de colesterol en la sangre suelen alarmarnos por el riesgo de enfermedades cardiovasculares que está asociado. Sin embargo, no todo el colesterol que circula en nuestro cuerpo tiene un efecto perjudicial, depende de quien lo esté transportando.

Cuando efectuamos una analítica de nuestra sangre, observamos que los valores que arroja el colesterol se dividen en 2: HDL y LDL, que no son más que estructuras llamadas lipoproteínas en las cuales circula el colesterol . El HDL es conocido como colesterol bueno por ser anti-aterógeno, es decir, evitar la obstrucción de las arterias; mientras tanto, el LDL es una lipoproteína aterogénica, favoreciendo la obstrucción de los vasos sanguíneos.

La obstrucción de las arterias ocurre entonces por la “incrustación” del colesterol malo, que provoca una respuesta del sistema inmunológico en un intento por defenderse, llegando a conformar lo que se conoce como aterosclerosis. La reducción del espacio por el cual circula la sangre que oxigena al cuerpo o su obstrucción completa, produce lo que se conoce como isquemia que puede derivar en un infarto al miocardio o infarto cerebral.

Habiendo explicado lo que es el colesterol y los riesgos que conlleva que esté en niveles superiores a lo normal (<200mg/dl), pasaremos a explicar los posibles tratamientos que suelen escogerse:

Tratamiento 1: Estatinas

Estatinas es el nombre genérico que reciben los diferentes medicamentos empleados para el tratamiento de la hipercolesterolemia o colesterol alto; suelen prescribirse lovastatina, simvastatina o pravastatina, entre otros. Estos medicamentos reducen la síntesis de colesterol en el hígado, incidiendo en la reducción del colesterol LDL y mejorando el pronóstico en casos de enfermedad cardiovascular.

Es importante destacar que, aunque con baja incidencia, se han descrito casos de un cuadro denominado rabdiomiolisis en pacientes que consumen estatinas. Este cuadro se suele manifestar con debilidad o dolores musculares (1).

Tratamiento 2: Modificación del estilo de vida

Según un estudio publicado por la Sociedad Española de Cardiología y la Sociedad Europea de Aterosclerosis (2), cambios en el estilo de vida impactan positivamente en la reducción de lipoproteínas aterogénicas (LDL) y colesterol total y en el aumento del colesterol bueno o HDL, entre estos factores destacan los siguientes:

– Reducción de la ingesta de grasas saturadas, grasas trans y colesterol

– Aumento del consumo de fibra

– Aumento de la actividad física habitual

– Reducción del peso corporal

Un cambio en los hábitos de vida mencionados anteriormente debería ser el primer abordaje en condiciones de hipercolesterolemia durante al menos 6 meses. Si una vez hecho el cambio, los valores de colesterol total y las fracciones de lipoproteínas no se modifican, se indicaría el tratamiento farmacológico.

Más adelante estaré compartiendo con vosotros cuáles son las fuentes alimentarias de grasas saturadas, insaturadas, grasas trans y colesterol.

@audrisnutrition

(1) PRIETO D, Juan Carlos. El perfil de seguridad de las estatinas. Rev. méd. Chile[online]. 2001, vol.129, n.11 [citado  2015-03-22], pp. 1237-1240 . Disponible en: <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872001001100001&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0034-9887.  http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001001100001.

(2)  ŽELJKO, Reiner. Guía de la ESC/EAS sobre el manejo de las dislipemias. Rev Esp Cardiol.[online]. 2011;64(12):1168.e1-e60 [citado 2015-03-22], pp.14-19. Disponible en: http://pdf.revespcardiol.org/watermark/ctl_servlet?_f=10&pident_articulo=90040540&pident_usuario=0&pcontactid=&pident_revista=25&ty=148&accion=L&origen=cardio&web=www.revespcardiol.org&lan=es&fichero=25v64n12a90040540pdf001.pdf

ShareEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *