Arepa de remolacha

ShareEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si eres venezolano o colombiano una arepa es algo que casi corre por tus venas. Por suerte para quienes estamos fuera de nuestras tierras, este popular alimento latinoamericano se está introduciendo cada vez con más fuerza en las mesas internacionales. La harina de maíz -su materia prima- no es difícil de conseguir en muchos países y algunos restaurantes ya la ofrecen en su carta.

La arepa es un alimento redondo, similar a un pan que se come caliente y, al menos en mi casa, se rellena con lo que más te apetezca: queso, jamón, huevos, pollo, carne, aguacate…etc. Últimamente ha llegado a los anaqueles la versión Sin Gluten de la harina de maíz, así que además de ser versátil, ahora la arepa también es apta para celíacos y sensibles al gluten. Para mi es un alimento perfecto que tomo casi a diario y que me hace inmensamente feliz.

La arepa es tradicionalmente blanca o beige, así que no te asustes con esta foto de mi arepita roja…es de remolacha! Una forma de hacer una arepa no solo más nutritiva sino también más vistosa. Me costó atreverme con una variación así de uno de mis platos preferidos pero quedé muy satisfecha. Te invito a que lo pruebes también 😉

Arepa de remolacha

Ingredientes

(para 2 arepas)

  • 1 remolacha cocida y pelada
  • 5 cucharadas de harina de maíz
  • 3 cucharadas de salvado de avena (mis arepas son integrales. Si eres celíaco, reemplaza salvado por la misma cantidad de harina de maíz)
  • 2 pizcas de sal

Preparación

Con un batidor eléctrico, tritura la remolacha e incorpora la harina y el salvado, mezcla con un tenedor y añade la sal. Si quieres evitar el gusto dulce de la remolacha, añade un poco más de sal. La mezcla debe quedar homogénea y bastante húmeda. Déjala reposar durante 2 o 3 minutos y amasa. La masa no se puede pegar de los dedos y debe adquirir la forma que le des.

Forma una pequeña bola con la mitad de la masa y, con ayuda las palmas de las manos, ve aplastando poco a poco hasta formar una circunferencia aplanada, como una tortilla.

Engrasa un sartén o plancha con ayuda de una servilleta y calienta a fuego medio. Coloca la arepa hasta que se tueste por un lado, voltea y deja cocinar por el otro. En total unos 20 minutos, dependiendo del grosor de la arepa (yo las hago muy finas).

Utilizando un cuchillo, ábre tu arepa longitudinalmente y rellénala con lo que más te apetezca. Yo suelo rellenarla con queso rallado, pavo o huevo. También puedes utilizar carne picada, pollo mechado, etc.

¡Que aproveche!

 

ShareEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *